San Miguel de Allende, pueblo mágico, ciudad de ensueño

san miguel de allende, calle empedrada

San Miguel de Allende, calle empedrada y empinada

san miguel de allende, calle empedrada

Con sus estrechas calles empedradas, patios arbolados, exquisitos detalles arquitectónicos y suntuosos interiores, San Miguel de Allende, o simplemente San Miguel, es sin dudas una de las ciudades más hermosas de todo México. Su centro histórico es como una fotografía, en excelente estado de conservación, de los siglos XVII y XVIII.

En el año 2008 la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) la declaró Patrimonio Mundial de la Humanidad, en atención a su diversidad cultural y artesanal, sus edificaciones y monumentos de gran importancia histórica, así como por su importancia en la lucha de Independencia de México de España.

San Miguel de Allende se encuentra en el estado de Guanajuato, en la parte central del país; a 265 km de la Ciudad de México y a cerca de 100 km de la capital del estado. Es un poderoso polo de atracción para el turismo mexicano e internacional. Es sitio preferido por expatriados de países desarrollados; quizá la ciudad de América Latina con la mayor población permanente de norteamericanos, canadienses y europeos, por lo que los servicios se ofrecen con total naturalidad en inglés y español. Sin embargo, lo que la hace única es que sigue siendo una ciudad auténticamente mexicana.

parroquia de san arcangel

Fachada de la Parroquia de San Miguel Arcangel en San Miguel Allende

parroquia de san arcangel

Los amantes del arte adoran San Miguel, y es el sitio que acoge a miles de artistas, tanto principiantes como de prestigio y reconocidos, como a muchos visitantes que llegan a admirar y consumir el trabajo de los creadores. Cada año se ofrecen estudios, cursos y talleres impartidos por prestigiosos maestros y exponentes del arte de todo el mundo. Abundan las galerías, las boutiques y las tiendas que venden obras de diferentes expresiones y originales artesanías.

Como sitio de descanso por antonomasia, el visitante encuentra facilidades de hospedaje para cualquier gusto, por refinado que sea. Hoteles de todas las categorías salpican estratégicamente la ciudad de norte a sur y de este a oeste: los hay desde los grandes y lujosos hasta los hostales para estudiantes que llegan mochila al hombro desde todas partes del mundo. Sus hoteles boutique, famosos y apreciados, cuentan generalmente con pocas habitaciones, pero cada uno con algún valor agregado en cuanto a decoración, trato personalizado y fabulosas especialidades.

Sus restaurantes están atendidos por chef de todo el mundo, e incluyen lo más exquisito de la cocina mundial, en completa armonía con la rica y variada comida mexicana, y especialmente la típica de la región. En la ciudad abundan las albercas de aguas termales, los jacuzzis, los servicios de spa, los temascales (bañó típico de vapor prehispánico) las saunas, los masajes y un largo etc. que sería dilatado enumerar.



Caminando por San Miguel de Allende

calle empedrada

Calle empedrada en San Miguel de Allende

calle empedrada

San Miguel es una población en la que caminar se convierte en una verdadera delicia, y la mejor forma de explorarla y conocerla, a lo que se suma recorridos en mágicos tranvías que te llevan hasta el mirador desde donde disfrutar de una vista panorámica única. La ciudad está rodeada de otras pequeñas y medianas urbes como las históricas localidades de Dolores Hidalgo o Querétaro, lo que la hace aún más importante, incluso para incorporar el turismo histórico a su acervo.

Como en todas las ciudades y pueblos de México, San Miguel de Allende cuenta con plaza principal que recibe un nombre único en todo el país, Jardín Principal (en la inmensa mayoría de las urbanizaciones mexicana ese centro recibe el nombre de Zócalo o de Plaza de Armas); un nombre perfecto para un sitio poblado por gigantescos árboles de laurel y de otras especies. El Jardín está rodeado de hermosos edificios coloniales y el tránsito de automóviles está cerrado desde y hacia todos los lados. Es el lugar de encuentro por excelencia, donde se reúnen, mezclan y armonizan expatriados y lugareños. La plaza cuenta con Wi-Fi gratuito, por lo que puedes llevar tu computadora portátil en caso de que sientas deseos de abstraerte un instante de la magia de la ciudad.


De compras por San Miguel

casa colonial

San Miguel de Allende, plaza colonial

casa colonial

Las compras son una de las actividades favoritas de los visitantes, e incluso la ciudad está considerada como destino mundial por excelencia para turismo de compras. Desde artículos de lujo de las marcas más famosas de todos el mundo, hasta el arte en venta en exposiciones al aire libre, es imposible no encontrar lo que se busque, por exclusivo que parezca, en San Miguel. La artesanía local, muy apreciada, incluye trabajos en metal (rica joyería de plata), papel mache, vidrio soplado, vitrales, cerámica y muebles.

Al margen de las tiendas, galerías y boutiques, la ciudad cuenta con excelentes mercados de artesanías, donde puedes pasar días y días recorriendo fascinados los pasillos atestados de tiendas, comerciantes y artesanías. En ellos, al margen, es posible probar y degustar la deliciosa comida mexicana que se ofrece a cada paso. Las carnes son aquí fabulosas, pero sólo son una pequeña porción de todo lo que se ofrece.

Finalmente, aunque para nada a lo último, ahí está la vida nocturna de una ciudad que resuma conciertos de música en vivo, bares, restaurantes, discotecas y todo a lo que se pueda aspirar a la hora del jolgorio y la diversión. Tanto a nivel de calle, como a la altura de las azoteas, la música para bailar se expande cada noche para dejarnos la sensación que la alegría no se detiene un instante en San Miguel de Allende. Los fines de semana es cuando la alegría de la fiesta llega a su máximo nivel, creando espacios para todos los gustos e intereses, desde un pub irlandés hasta un local donde se cantan y bailan alocadas tarantelas italianas. Festivales de Música de Cámara y de Jazz atraen músicos de primer nivel de todo el mundo.

En fin, una ciudad que no podrás dejar de visitar desde México si vives en el país, o desde cualquier lugar del mundo desde donde llegues.

Orientarse.

La ciudad es relativamente pequeña y el centro es compacto, alrededor de la plaza principal (El Jardín), ó en sus alrededores, se concentran la mayoría de las atracciones y servicios.

Mapa de San Miguel de Allende
San Miguel de Allende


Cómo llegar?

Vía aérea: El Aeropuerto Internacional de Guanajuato (El Bajío), cerca de la ciudad de Silao, es el más cercano (104 km) y recibe alrededor de 7600 vuelos anualmente, con un 44% procedentes del extranjero.

Vía terrestre: San Miguel de Allende tiene una Terminal Central de Pasajeros donde operan buses de clases deluxe, primera y segunda con rutas a Guanajuato, la capital del estado (94 km, 20 frecuencias diarias), León (139 km, 10 frecuencias al día), Ciudad de México, Terminal Norte (4 frecuencias diarias clase deluxe, 3 frecuencias de primera clase, 16 frecuencias de segunda clase), San Luis Potosí (7 frecuencias diarias), Guadalajara (9 frecuencias diarias, deluxe y primera clase), así como a otras ciudades del estado.

Las carreteras federales MEX 57 conecta a San Miguel de Allende con el estado de Querétaro, al este y al norte con San Luis Potosí; la MEX 51 lo conecta con Dolores Hidalgo y la capital estatal al norte y el estado de Jalisco, al oeste.

Hoteles en San Miguel de Allende.

Existen (año 2017) 1938 habitaciones en hoteles de todas las categorías en la ciudad de San Miguel de Allende y que reciben a 485 900 turistas anualmente, el 91% nacionales.

Para chequear caractarísticas y precios de hoteles en la ciudad vaya a https://www.toseemexico.com/Hoteles/